Entra en el mundo digital del arte

Entra en el mundo digital del arte

Galerías de arte y museos de todo el mundo, encuentran nuevas e inesperadas formas de conectar al público con el arte gracias a los avances tecnológicos, iniciativas digitales y a través de las redes sociales.


Durante siglos, el arte y la tecnología se han influenciado e inspirado a alcanzar nuevas fronteras. Hoy en día, es posible ver los efectos de la tecnología moderna no solo por la creación de nuevas técnicas artísticas, sino también, en la forma en que el arte se experimenta, se ve y a un ritmo creciente; se vende.

Google: Maestros de las bases de datos y la cultura

Si echamos un vistazo en la historia reciente de la tecnología, es evidente que Google,  el gigante tecnológico, ha desempeñado un papel catalizador en la integración digital de la cultura, como en muchos otros ámbitos.

En 2011, Google Art Institute, creó Google Arts & Culture, también conocido como Google Art Project; una plataforma online con acceso abierto, que muestra colecciones de arte, edificios emblemáticos y obras de arte, de todo el mundo.

Desde el lanzamiento inicial del proyecto en adelante, la plataforma cultural fue recibida con mucho interés y diversión por el público. Parecía poner a la gente en el corazón de la experiencia artística. Los artistas ya no eran los únicos que experimentaban con los avances tecnológicos y creaban digitalmente; ahora el público también podría involucrarse.

Con nueva tecnología, el arte se vuelve accesible para un público global, empleado para la alegría de la sociedad como una  impresionante e inagotable herramienta.

Google Arts & Culture fue lanzado con 16 museos de 9 países, y hoy en día, tiene más de un centenar. Con un simple click, amantes del arte, visitantes curiosos o expertos pueden acceder y descubrir estas joyas desde cualquier parte del mundo. Con infinidad de opciones para explorar por época, color, calidad de imagen, artista hasta la posibilidad de experimentar viendo obras de arte de fama mundial en realidad virtual, en 3D, e incluso la posibilidad de localizar las entradas de un museo con  vistas desde la calle. Por si te quedaste con ganas de más; se puede aprender con historias que surgen de artistas, o temas especiales creados por escritores independientes.


Google Arts & Culture permite a los usuarios visitar los museos más famosos del mundo desde el confort de sus sillones.

Manteniéndose al día con la tendencia

Desde el lanzamiento de la propuesta de Google, los espacios de arte han tenido que coger la rápido. Expertos del circuito del arte han tenido que adaptar y producir contenido digital, subir colecciones permanentes y encontrar nuevas plataformas online pagas con acceso a potenciales coleccionistas y clientes. Las estrategias se definieron para ampliar la audiencia, aumentar el compromiso y expandir los límites de lo que se considera arte.

Con este desarrollo tecnológico la apreciación del arte y las ventas también han cambiado; desde encuentros con artistas, charlas y recorridos por galerías online, hasta poder comprar obras de arte con una aplicación desde tu teléfono móvil. Volver a crear el ambiente de una galería de arte en una nueva forma de consumo es el ideal dorado; para que el potencial comprador o el flaneur virtual puedan experimentar y conectar con el arte.

Actualizar, cargar/colgar, transmitir en vivo, filmar, editar y compartir, son palabras que hoy en día, se escuchan comúnmente dentro de una galería, como un ejemplo de la participación activa que las instituciones están logrando en la tecnología actual. Estos avances digitales, han cambiado la percepción del arte, hasta el punto de que los artistas también han digitalizado su contenido, dando forma al proceso de creación.

Nuevas plataformas, nuevos espacios virtuales

La idea de conectar artistas con coleccionistas y galerías de todo el mundo en la espacialidad virtual ha llevado a un aumento en la creación de mercados y plataformas como redes sociales, diseñadas especialmente para el arte.

Nacen nuevas empresas en el mercado con la intención de hacer que el arte sea más accesible, permitiendo a los usuarios navegar a través de miles de imágenes de obras de arte en alta definición, pasear por exposiciones en 3D, ofreciendo diferentes estilos, categorías, temas y medios. Artsy y Artland son ejemplos de este tipo de plataformas, que han encontrado un gran éxito en el mundo del arte.

Amazon ofrece otra nueva opción, vendiendo obras de arte de galerías de arte de todo el mundo, desde pinturas, fotografías, dibujos, obras en técnica mixta y grabados.

Ahora, Google Arts & Culture ha diseñado una aplicación para smartphones, que lleva la integración del usuario y el arte a nuevas alturas. Con la ayuda de la aplicación, el usuario puede comparar sus selfies con retratos artísticos que se parecen (autofoto artística), o combinar la paleta de colores de las imágenes en su teléfono con obras de arte que se encuentran en colecciones únicas. Incluso, es posible agregar obras de arte en tamaño real de museos a una pared de su casa y hacer su propia galería digital con las preferencias de sus piezas de arte favoritas.

La nueva app de Google conecta el arte con personas que de otra manera nunca podrían ver la obra real e inculca la idea de “vivir con el arte”.

Google Arts and Culture ofrece arte, educación y entretenimiento en un solo servicio.
– (imagen izquierda de Twitter @petewentz)

El rol que ocupa la tecnología en el arte es cada vez más dominante, y la industria está creciendo y digitalizando día a día. La información se comunica rápidamente a un público objetivo, y el arte es accesible al público en general. Sin embargo, la tecnología debe verse como una herramienta para apoyar modelos tradicionales, ya que el arte siempre encontrará una audiencia en la vida real, en las paredes de las salas de los museos y en los espacios de las galerías.

Es por eso que se llevan a cabo conferencias como “Technart” en Los Ángeles, EE. UU., “Días de arte y tecnología” en Eslovaquia o ArtsIT de conferencias EAI, para discutir qué otras cosas se pueden hacer para elevar la experiencia, haciéndola más táctil e interactiva.

Con que entonces; ¿Podría ser esto un presagio, una insinuación para alertar a los espacios de arte sobre las decisiones que tendrán que tomar en un futuro cercano? Tal vez, se está acercando el momento en que todos los espacios de arte tendrán sus propias aplicaciones, como ya las tienen Christie’s y Sotheby’s, y las ventas de arte podrían tener lugar en otras plataformas, incluso en redes sociales. Es hora de avanzar al ámbito digital.